Odontología conservadora y endodoncia

La odontología conservadora es un tipo de tratamiento mínimamente invasivo con el que intentaremos preservar los tejidos naturales del paciente el mayor tiempo posible y con el menor impacto.

El objetivo es mantener los dientes propios evitando ser sustituidos por implantes o prótesis dentales. Para ello es fundamental que el paciente visite regularmente al dentista para realizarse su revisión y limpieza bucal.

En nuestro Centro Sanitario Virgen de la Merced, nos especializamos en técnicas avanzadas para preservar la máxima cantidad de tejidos naturales, tomando las medidas oportunas en cada caso que pueden ir desde una endodoncia hasta la colocación de carillas.

Caries

La caries dental es una enfermedad producida por bacterias que se encuentran en la boca y que destruye poco a poco los dientes. En una primera etapa, se produce una descalcificación del esmalte debilitándolo. Posteriormente, la afectación atraviesa el esmalte y penetra en la dentina.

En esta última fase, el paciente puede presentar síntomas como sensibilidad o dolor. En algunos casos, esta patología es totalmente asintomática, razón por la cual, son tan importante las revisiones dentales periódicas.

¿Qué hacemos para eliminar la caries?

Eliminamos el tejido dental afectado, posteriormente, reparamos y reconstruimos la pieza dental para que pueda recuperar por completo su funcionalidad.

Pide información

Endodoncia

Es un tratamiento dental que se realiza para eliminar lo que se denomina la pulpa del diente, es decir, la parte interior del mismo donde se encuentran las venas y los nervios del diente.

Se realiza bajo anestesia local, es indoloro, y permite reconstruir y conservar los dientes que de otra forma habría que extraer. De esta manera los dientes podrán seguir cumpliendo sus funciones de masticación y estética.

La detección y tratamiento tempranos evitan la extracción del diente natural y la pérdida del hueso que lo soporta, a la vez que elimina las infecciones dentales y acaba con el dolor.

Los síntomas de daño o infección en la pulpa más comunes son: 

  • Dolor en los dientes al morder y al masticar.
  • Hipersensibilidad en los dientes al consumir bebidas calientes o frías.
  • Dientes que comienzan a decolorarse, dientes fracturados, caries profundas y lesiones.

¿Cuáles son las causas?

  • Caries extensas que alcanzan la parte inferior del nervio, causando mucho dolor.
  • La erosión y el desgaste de los dientes producidos por el roce de unos con otros.
  • Daños en el tejido nervioso a consecuencia de traumatismos en el diente o la mandíbula.
  • Infección a causa de empastes profundos que permiten a las bacterias alcanzar al nervio.

Algunas prácticas para mantener tus dientes saludables

  • Cepilla tus dientes diariamente con una pasta dental con fluoruro.

  • Los cepillos dentales deben reemplazarse tres o cuatro veces al año o cuando las cerdas comienzan a deshilacharse.

  • No olvides cepillarte la lengua. Esto ayudará a eliminar las bacterias de la boca y también ayudará a refrescar el aliento.

  • Uso de hilo dental diario. El hilo dental ayuda a limpiar los espacios estrechos entre los dientes.

  • Acude al dentista al menos una vez al año para un examen para detectar problemas en los dientes o encías.

  • Una dieta sana te ayuda a proteger tus dientes al proporcionarles los nutrientes que necesitan.

  • Limita el consumo de azúcar, incluidos los carbohidratos simples como el pan blanco, y bebe mucha agua durante todo el día.

¿Ya te realizaste tu revisión anual?

    Acepto la Política de Privacidad