Existe la falsa creencia -bastante extendida- que cuando un paciente finaliza su tratamiento de ortodoncia, no es necesario realizar un mantenimiento. No obstante, lo cierto es que, una vez abandonado el aparato o alineador de ortodoncia, es necesario emplear un sistema de retención para evitar perder el progreso obtenido. Desde nuestro Centro Sanitario Virgen de la Merced, te explicamos para qué sirven los retenedores en odontología.

¿Cuál es la finalidad de un tratamiento de ortodoncia?

Los tratamientos de ortodoncia ya sean fijos o removibles, tienen como función corregir los problemas de malposición de los dientes, así como de oclusión y otras anomalías que afectan al bienestar y a la estética dental.

Al someterse a un tratamiento de ortodoncia, el paciente obtiene una mejora progresiva a medida que los dientes van desplazándose poco a poco gracias a la presión ejercida por el aparato o el alineador. 

Una vez finalizado el tratamiento -cuya duración variará dependiendo del estado inicial de la dentadura-, el paciente ya no deberá llevar su aparato fijo o removible. Sin embargo, sí que necesitará seguir un mantenimiento, y aquí es donde entran en juego los retenedores en odontología.

¿Qué son los retenedores en odontología?

Tras el diagnóstico previo y el tratamiento de ortodoncia da comienzo la fase de retención. Durante esta etapa, el paciente llevará los llamados retenedores en odontología, cuya función consiste en evitar perder el progreso obtenido tras la utilización de cualquier sistema de ortodoncia.

De la misma manera que los tratamientos, existen dos tipologías de retenedores: los que son fijos y los que son removibles. 

¿Por qué es necesario el uso de retenedores?

El uso de retenedores en odontología es necesario debido a una razón muy sencilla: los dientes siempre tienden a regresar a su posición original. Esta especie de “memoria” de las piezas dentales hace que, una vez finalice el tratamiento de ortodoncia, los dientes recuperen lentamente la posición de partida, estropeando los cambios obtenidos con los sistemas de ortodoncia. 

Es habitual que los pacientes que no siguen la fase de retención regresen al cabo de un tiempo para volver a someterse a un tratamiento de ortodoncia, lo que implica una nueva inversión de dinero. 

Por lo tanto, los retenedores en odontología sirven para brindar estabilidad a los resultados obtenidos por los pacientes, haciendo que puedan disfrutar de forma indefinida de las ventajas estéticas y de salud que conlleva tener unos dientes bien alineados. 

¿Qué tipos de retenedores existen?

Tal y como hemos mencionado, para evitar los micromovimientos de los dientes utilizamos dos tipos de retenedores en odontología. 

Los retenedores fijos consisten en unas finas tiras de alambre que se colocan en la cara interior de los dientes. Su posición estratégica los hace totalmente imperceptibles y resultan muy cómodos de llevar.

Estos retenedores deben utilizarse de forma indefinida para asegurar los resultados del tratamiento; muchos pacientes olvidan que los llevan puestos gracias a su comodidad.

Por otro lado, los retenedores en odontología removibles se asemejan a los alineadores de la ortodoncia invisible. Son muy discretos y su tiempo de uso está sujeto a la recomendación del especialista. 

Tu tratamiento de ortodoncia en el Centro Sanitario Virgen de la Merced

En nuestro Centro Sanitario Virgen de la Merced te asesoraremos con toda la información que necesites sobre nuestros tratamientos de odontología. Disfruta de un trato cercano y de unas instalaciones modernas y bien equipadas. 

Gracias a los Protocolos de SEGURIDAD-DentalQuality frente al COVID-19 aseguramos tu tranquilidad y bienestar cada vez que acudas a la consulta. Contacta con nosotros y te informaremos sobre nuestros tratamientos de ortodoncia en Esplugues de Llobregat. 

No dudes en pedir cita previa en nuestro Centro Sanitario Virgen de la Merced haciendo clic en este enlace o llamando por teléfono al 93 372 05 03 o al 630 391 428.